¿Quién puede beneficiarse?

En general puede beneficiarse de la arteterapia toda persona que necesite encontrar una manera de sentirse mejor y que, por sus circunstancias, encuentre difícil expresar con palabras sus emociones y conflictos. También, las personas en las que la expresión verbal no es la forma principal de comunicarse.

Existen muchas experiencias trabajando con personas con problemas emocionales, de conducta, de salud mental, con discapacidades físicas o cognitivas, con condiciones que limitan la vida o con enfermedades neurológicas. Se ha demostrado su utilidad tras sufrir experiencias traumáticas. También puede ser beneficiosa en todo proceso de crecimiento personal.

Los niños y niñas tienen diferentes maneras de expresar sus emociones. La forma de comunicarse suele ser más simbólica, a través del juego o el arte, lenguajes propios de su edad. Aquí, la arteterapia es muy útil para trabajar con las/os más pequeñas/os. El trabajo con materiales artísticos de forma agradable y en un entorno que no les juzgue facilita que se abran y se relacionen con la terapeuta y así poder explorar sus dificultades.